VIVA VENEZUELA LIBRE!!!!!!

VIVA VENEZUELA LIBRE!!!!!!

EL FUTURO EN LA CALLE!

EL FUTURO EN LA CALLE!

En homenaje a nuestros héroes caídos y a nuestros presos políticos!!!

En homenaje a nuestros héroes caídos y a nuestros presos políticos!!!
Vuela alto hijo mío!!!...

A nuestros compatriotas en el exilio

" "VENEZUELA EXIGE LA LIBERTAD DE NUESTROS PRESOS POLITICOS!!!"....

miércoles, 1 de octubre de 2014

Un fracaso llamado Venezuela (II)

Por: Jesús Petit da Costa
 
Dos siglos de fracasos militares con pérdida de territorio han culminado con la cesión de la soberanía a Cuba hecha por un militar, lo que obliga a los militares a tomar la iniciativa de liberar al país, primer paso para refundar la República y encaminarla al éxito y la grandeza.
He dicho, y lo repito, que Venezuela es un fracaso total. Ya ni siquiera es independiente. Está sometida a Cuba, una isla hundida en la miseria por la monarquía comunista que la gobierna desde hace cincuenta años. Venezuela es el único país de América dependiente y sirviente de otro, y para mayor vergüenza de uno más pequeño y más pobre, y todo sin disparar un tiro, sin presentar pelea. Si los militares venezolanos fueran como los japoneses este solo hecho los induciría al suicidio colectivo. A practicarse el “harakiri”, avergonzados por la deshonra, causante de la mayor humillación que los naturales de un país hayan sufrido. Los japoneses no conciben la deshonra de entregarse sin pelear. Ni se la imaginan. Para ellos la derrota en una guerra, lo que significa haber tenido el valor de pelear, es ya una deshonra inaceptable para un militar, la cual lo obliga a inmolarse. Pero ya que no son japoneses, la espada al vientre debería ser dirigida pensando, no en el Emperador, sino en el honor nacional legado por los libertadores, cuya memoria ha sido mancillada precisamente en el bicentenario de su gesta. Mayor razón habría para esta decisión por haber sido un militar el que cedió la soberanía de Venezuela a Cuba, en un acto de traición a la patria sin antecedente ni comparación en la historia universal. No sólo fue una traición imperdonable, sino la mayor estupidez que un estratega militar haya podido incurrir. En lugar de comprar políticamente a Cuba, sometiéndola al dominio de Venezuela, a cambio de mantenerla, aplicando criterios de geopolítica en base a los recursos petroleros, hizo exactamente lo contrario a la más elemental estrategia político-militar: entregó a Venezuela espontáneamente a los cubanos poniéndola rendida a sus pies como una odalisca ante el sultán enamorado, para decirlo irónicamente con el verso del poeta Pérez Bonalde en su “Vuelta a la patria”. Evidentemente tan grande como la traición fue la estupidez. Así en lugar de estar en estos momentos negociando a Cuba ante las grandes potencias en función de los intereses de Venezuela, pasa lo contrario: Cuba negocia a Venezuela como propiedad suya en función de su interés nacional.

Habiendo sido un militar el que cedió la soberanía de Venezuela a Cuba nada ganarían los militares venezolanos, para reivindicarse ante el pueblo y ante la historia, aplicándose la solución japonesa. Ni el “harakiri” colectivo lavaría la deshonra porque el agravio al honor nacional sólo se puede reparar con una acción que lo restablezca. El único modo de los militares reparar el honor nacional sería liberando a Venezuela del dominio de Cuba restableciendo así la soberanía. Es fácil el acto de reparación: nada más tienen que romper con Cuba, expulsar del territorio nacional a todos los agentes cubanos y cortar el subsidio que se le viene dando a la monarquía comunista que impera en la isla. Sería la acción militar más sencilla de nuestra historia, porque contaría con el apoyo casi unánime de los civiles, pero al mismo tiempo sería la única transcendental en dos siglos de fracasos, ya que implica recuperar la soberanía perdida en mala hora y restablecer el honor nacional. No hacerlo sería trágico, no tanto para el país como para los propios militares. El sometimiento a Cuba no puede durar mucho tiempo más. No es eterno, porque nada humano es eterno. Entonces serán civiles los que liberen al país del dominio cubano. Si así fuere, qué justificaría en adelante la existencia de la FAN? Cómo quedarían los militares ante el pueblo y ante la historia? Está claro que contando con los militares la liberación nacional sería más fácil. Sin los militares sería difícil, pero no imposible. Gandhi demostró que sin armas se podía derrotar a un ejército imperial probado en muchas guerras. Con mayor razón a uno que no ha librado ninguna.

Al liberarnos de Cuba los militares pondrían fin a dos siglos de fracasos, dando el primer paso para refundar la República y encaminarla al éxito y la grandeza. Y sería su reivindicación.
 
 
 
 
 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Haga su comentario

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hot Sonakshi Sinha, Car Price in India