VIVA VENEZUELA LIBRE!!!!!!

VIVA VENEZUELA LIBRE!!!!!!

EL FUTURO EN LA CALLE!

EL FUTURO EN LA CALLE!

En homenaje a nuestros héroes caídos y a nuestros presos políticos!!!

En homenaje a nuestros héroes caídos y a nuestros presos políticos!!!
Vuela alto hijo mío!!!...

A nuestros compatriotas en el exilio

" "VENEZUELA EXIGE LA LIBERTAD DE NUESTROS PRESOS POLITICOS!!!"....

miércoles, 7 de mayo de 2014

Favoreciendo la ‘estabilidad’ sobre la libertad en Venezuela

Por: Roger F. Noriega 
FUENTE: IASW
La política de EE.UU. hacia Venezuela no es sólo injusta, sino tonta
La Habana y Washington están en lados opuestos de prácticamente todas las cuestiones de política exterior – ya sea Irán, Siria, Ucrania, Corea del Norte, el terrorismo, o incluso el destino de Sahara Occidental. El único lugar en el planeta en el que Estados Unidos y Cuba parecen haber encontrado un terreno común es en Venezuela, donde los dos favorecen un ridículo “diálogo nacional” para poner fin a un levantamiento popular contra el régimen incompetente y criminal de Nicolás Maduro. 

Cuando los miembros de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado cuestionen a la encargada de políticas latinoamericanas del gobierno de Obama, la secretaria adjunta de Estado Roberta Jacobson, el jueves por la mañana, puede ser que pregunten por qué está en el interés de EE.UU. el ayudar a un régimen izquierdista hostil a aplastar las protestas democráticas, y lo que debemos hacer ahora que esa estrategia falla. 

A principios de febrero, estudiantes universitarios salieron a las calles de las principales ciudades de Venezuela en protesta contra la criminalidad y la escasez de productos básicos. La respuesta del régimen fue brutal y desproporcionada, ya que el gobierno armó a bandas callejeras que golpearon y dispararon contra los manifestantes pacíficos. Más de 40 personas han sido asesinadas, y líderes de la oposición han sido encarcelados o destituidos de sus cargos por acusaciones falsas, lo que llevó a los obispos católicos del país a denunciar las tendencias ” totalitarias ” del régimen. Las tácticas violentas del gobierno en contra de los estudiantes, a su vez, atrajeron a millones más a las marchas y barricadas. Aunque las protestas masivas han retrocedido, el movimiento estudiantil continúa desafiando al régimen. 

Human Rights Watch emitió un duro informe el 5 de mayo citando evidencia de los abusos graves y sistemáticos cometidos por las fuerzas de seguridad venezolanas, incluyendo las ejecuciones extrajudiciales, la tortura, el trato inhumano y la detención ilegal. 

En vez de tomar el lado de los venezolanos de todo el espectro político que luchan por salvar a su país y defender sus derechos, los diplomáticos estadounidenses persuadieron a la oposición a que participara en las conversaciones que supuestamente iban a atender sus quejas. El 10 de abril, un prominente grupo de oposición aceptó participar en un “diálogo “, patrocinado por los gobiernos de América del Sur que simpatizan con Maduro. Sin embargo, el movimiento estudiantil y otras figuras clave de la oposición rechazan el diálogo, siempre y cuando el gobierno mantenga a los presos políticos y utilice a bandas callejeras para aterrorizar al país. 

A pesar de que este diálogo continúa, el régimen de Maduro está amenazando a los líderes de la oposición y emprende una guerra de desgaste contra los manifestantes. La Corte Suprema ha prohibido las concentraciones públicas, eficazmente al criminalidad a la disidencia; el régimen incluso ha comenzado a detener a los jóvenes manifestantes para cobrarle un rescate a sus familias. En un caso reciente, la estudiante universitaria Betania Farrera, de 22 años y embarazada, fue detenida el 26 de abril durante una manifestación en la comunidad de Santa Fe de Caracas; fue juzgada sumariamente y condenada a seis años de prisión. El lunes por la noche, miembros de los colectivos armados persiguieron a los estudiantes a la universidad en la ciudad de Barquisimeto y, bajo la supervisión de los guardias nacionales, quemaron la mayor parte de sus edificios. De acuerdo con testigos, un estudiante de 15 años de edad recibió un disparo en el pecho por los delincuentes a favor del régimen que atacaron el campus. 

Un líder más responsable podría haber utilizado un diálogo genuino para detener la caída de su país al abismo. En cambio, Maduro está explotando el proceso de ganar tiempo para su régimen asediado. Simplemente al tomar la simple acción de sentarse con la oposición, ha disminuido la presión internacional sobre su gobierno. También espera surtir las estanterías vacías de las tiendas para rectificar la escasez que ha dañado su posición entre los más pobres. 

El problema para Maduro es que su régimen no tiene el dinero que necesita para evitar una crisis económica. Los informes del propio gobierno muestran que a pesar de su enorme riqueza petrolera, el crecimiento económico de Venezuela se ha paralizado. La galopante inflación ha sobrepasado el 56 por ciento, la escasez de bienes básicos se encuentra en casi el 30 por ciento y las reservas internacionales han sufrido un desplome del 25 por ciento en el último año. Maduro olvida que la economía se logró mantener a flote durante los dos últimos años debido a los $40 mil millones de dólares en préstamos proporcionados por China. Ese dinero se ha agotado y el ministro chino de Relaciones Exteriores Wang Yi visitó Caracas el mes pasado y se fue sin la concesión de préstamos adicionales. 

Los problemas políticos de Maduro son insuperables también. Desde su elección hace poco más de un año, el porcentaje de venezolanos que se asocian con el gobernante Partido Socialista se redujo del 40 por ciento al 25 por ciento, de acuerdo con una encuesta realizada por la firma Datanálisis. La encuesta encontró que el 72 por ciento culpa a Maduro o a su gobierno por los problemas del país, con un 65 porciento que expresa “poca o ninguna confianza” en la habilidad del régimen para resolver estos problemas. 

En pocas palabras, un régimen no democrático conocido por su hostilidad hacia los Estados Unidos, su complicidad con el narcotráfico y su afinidad por Irán y Hezbollah tiene su espalda contra la pared. El Departamento de Estado de EE.UU., se ha negado a aplicar sanciones contra los violadores de derechos humanos venezolanas, como se propugna por un grupo bipartidista en el Congreso de los EE.UU. encabezado por el senador Robert Menéndez (D- Nueva Jersey) y la representante Ileana Ros- Lehtinen (R- Florida ). De acuerdo con los miembros del personal del Congreso que han consultado con la administración, los diplomáticos estadounidenses temen que esas sanciones socavarían el diálogo – como si la congelación de los activos o la revocación de las visas americanas de los violadores de derechos humanos podría hacer más daño que disparar a los estudiantes e incendiar su campus. Pero esa es la manera en que se maneja la política exterior de EE.UU. en estos días. 

En la era de la Guerra Fría, los Estados Unidos fue criticado en algunas ocasiones por elegir la estabilidad sobre la democracia o por favorecer a un régimen represivo sobre la voluntad popular. En aquel entonces, una política cínica pudo haber servido a los intereses de Estados Unidos. Hoy en día, la política de EE.UU. hacia Venezuela no es sólo injusta, sino que es una tontería. 

Roger F. Noriega fue embajador de EE.UU. ante la Organización de los Estados Americanos y el secretario adjunto de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental durante la administración del presidente George W. Bush desde 2001 hasta 2005 . Él es un investigador visitante en el American Enterprise Institute. Su firma, Visión Américas, representa a clientes estadounidenses y extranjeros.
 
 
 
 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Haga su comentario

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hot Sonakshi Sinha, Car Price in India