VIVA VENEZUELA LIBRE!!!!!!

VIVA VENEZUELA LIBRE!!!!!!

EL FUTURO EN LA CALLE!

EL FUTURO EN LA CALLE!

En homenaje a nuestros héroes caídos y a nuestros presos políticos!!!

En homenaje a nuestros héroes caídos y a nuestros presos políticos!!!
Vuela alto hijo mío!!!...

A nuestros compatriotas en el exilio

" "VENEZUELA EXIGE LA LIBERTAD DE NUESTROS PRESOS POLITICOS!!!"....

jueves, 4 de julio de 2013

Tania Capriles: Asi se acabo la cadena Capriles

  

Las presiones del gobierno eran grandes. Todos los días llamaban para decir “los vamos a cerrar, no los vamos a cerrar”…

Ricardo Escalante

 Tanya Capriles de Brillembourg, una de los herederos de Miguel Angel Capriles, explica por qué se desprendieron de la principal cadena de medios impresos venezolanos. Contrariamente a lo que cualquiera hubiera podido imaginar, la presencia del chavista Eleazar Díaz Rangel al frente de Ultimas Noticias, fue insuficiente para que las relaciones entre el gobierno y los dueños del conglomerado periodístico creado por Miguel Angel Capriles, fluyeran con normalidad por tiempo indefinido. La procesión iba por dentro.

El toque controversial que le había impuesto Teodoro Petkoff  a  El Mundo ya era cosa de un pasado breve y cuasi remoto, que cesó en diciembre de 1999 cuando las presiones de Hugo Chávez sacaron del cargo al ex guerrillero. Y pudiera decirse que frente a Nicolás Maduro ni siquiera tuvo la oportunidad de ser incómoda, pero aun así cayó en otras manos cuando menos se esperaba.

Todo lo que ocurriera en el conglomerado era noticia porque su alcance era popular. Últimas Noticias ha sido por décadas el periódico venezolano verdaderamente masivo, con gran alcance e influencia en los barrios. Por eso Chávez -que sabía de hegemonía y se desvelaba estudiando a Antonio Gramsci-, amenazó con intervenir de manera abierta en la disputa sucesoral si los Capriles López mantenían en el vespertino a Petkoff, quien visiblemente molesto optó por montar tienda aparte con su vespertino TalCual, que nunca ha logrado tirajes significativos pero sirve de referencia crítica.

Los Capriles López -seis hembras y un varón-, exploran otras posibilidades con su fortuna, mientras el tinglado empresarial que durante décadas fue construyendo su padre, ahora inicia un rumbo diferente. Ellos nacieron entre sábanas de periódico y con el olor de la tinta fresca, pero en este instante todo pareciera indicar que ya no volverán a tener intereses en medios de comunicación. Estudian perspectivas en el exterior, donde las nuevas generaciones de la familia están enraizadas.

Hace varios días conversé sobre el asunto con una de las ex accionistas de la Cadena, mientras se cubría de gloria con la inauguración de la exhibición de buena parte de su formidable colección de arte latinoamericano en el Museo de Bellas Artes de Houston. Tanya Capriles, viuda del banquero David Brillembourg, es una venezolana con gran presencia en el mundo internacional de la plástica.

Su hermano Miguel Angel Capriles López también se encontraba en la ciudad para presenciar el evento y para someterse a chequeos médicos regulares.  Al igual que sus hermanas, estaba alojado en el Hotel Za Za, en el Distrito de los Museos, donde traté de entrevistarlo sin resultados. Como sus hermanas y tantos otros venezolanos, él ya tiene un pie en el exterior.

La entrevistada no develó la misteriosa identidad de los compradores, dando así pábulo a la creencia general de que los agresivos capitales chavistas ahora se apoderan también de los medios impresos. No obstante lo poco que dijo sobre el particular es suficiente para dibujar conclusiones. Tampoco reveló el monto de la transacción. Se ha hablado de 140 millones de dólares y al parecer es así, cifra que luce pequeña para la importancia de Últimas Noticias y los demás medios, además de toda la moderna estructura física y tecnológica. Eso revela cómo Venezuela pasó a ser un país temeroso y en remate.

-Ustedes se desprendieron de la Cadena…

-Sí. Con mucha tristeza y dolor nos hemos visto obligados a vender por muchas razones.  Los medios televisivos y de radio en Venezuela se han visto ahorcados, ahogados, y la señal se pierde. Confieso que lloré cuando ocurrió la venta de Globovisión, que era un medio combativo y…

-¿Ustedes se sentían afectados?

-Si, muy afectados. Ya no autorizan, por ejemplo, los dólares para la importación de papel…

-¿Los estaban ahorcando económicamente?

-Si, claro. Los sindicatos, por ejemplo, eran una lucha constante. Llegué a ver a mi hermano arremangarse para enfrentar a 50 personas de un sindicato que estaban ahí.  La situación se fue haciendo muy difícil. Mi hermano, como usted debe saber, había modernizado todos los medios de la Cadena hasta convertirlos en completamente nuevos. Esa es ahora una nueva prensa, con una redacción espectacular, de acuerdo con las tendencias del mundo periodístico moderno.

-Cuando mi padre murió, mi hermano asumió las riendas de la Cadena y lo primero que hizo fue reunirnos a las seis hermanas para preguntarnos: “¿Ustedes quieren que repartamos unos dividendos o prefieren que modernicemos los medios?”  Las seis, unas con dinero, otras no, le respondimos: “Lo que tú digas, estamos contigo”. Todos queríamos que los medios se modernizaran y así se hizo. Durante diez años los herederos no recibimos nada (dividendos). Se construyó la nueva sede, se instalaron las más modernas rotativas de Latinoamérica. Mi hermano llegaba con gran orgullo a la nueva sede.

Después de una breve pausa, Tanya Capriles levanta la mano derecha, la mueve poco a poco y continúa hablando de su hermano Miguel Angel, conocido por todos como “Michu”. En ningún momento hay referencias al otro hermano, al medio hermano, cuyo nombre es también Miguel Angel. La relación se rompió en medio de un prolongado conflicto sucesoral, en el cual los grandes ganadores fueron muchos abogados dentro y fuera del país.

-Usted –prosiguió TCB- no tiene idea acerca de cómo mi hermano está desmotivado con el país. Él es un hombre que no llega a 50 años, quería vivir en el país. La gente en la calle le decía que sacara a sus hijas del país.

Tanya Capriles comentó luego que la vida en Venezuela no vale nada, a cualquiera lo matan en la esquina. “Es impresionante como se ha destrozado, como se ha acabado el país”…

-¿Esas cosas estimularon la decisión de vender?

-Si, toda la inmensa presión que hay. Todos los días había llamadas telefónicas para decir “no publicaste tal cosa; vamos a cerrar el periódico, no lo vamos a cerrar”… Eso ocurría todos los días.

-¿Tienen planes de invertir en medios de comunicación en el exterior?

-No. No lo creo, pero no le puedo asegurar.

-¿Las empresas de la Cadena Capriles habían dejado de ser rentables? ¿La escasa rentabilidad influyó también en la decisión?

-No por dejar de ser rentables. Como usted sabe, el periódico en sí mismo no es rentable. Se vende por debajo del costo de producción, pero se tiene la publicidad. Pero ahora no hay empresas que publiciten. No hay nadie que lo haga. El único que lo hace es el gobierno.  A nosotros nos acababan de quitar pautas porque no habíamos destacado algo que hizo el presidente Maduro o porque no se destacó como ellos querían.

-¿El gobierno ejerció presiones para que ustedes vendieran?

-No. Se presentó la oportunidad de vender. Un grupo hizo una oferta y mi hermano habló con nosotras. Mi hermano tiene un desgaste emocional en este momento.  Él había logrado algo bellísimo, todo el que trabajaba con él lo quería y quienes trabajaban con él se sentían orgullosos porque sentían que era un jefe que estaba con ellos, que incluso jugaba dominó con ellos. La nueva sede se había inaugurado hacía apenas unos meses.  Los trabajadores tenían un buen comedor, en el cual también mi hermano almorzaba y conversaba con todos.  Allí hay parque infantil, salas de juegos, todo para los fines de semana.

-¿Los nuevos dueños son chavistas?

-No. No le puedo decir. No fueron chavistas, pero no sé qué hay detrás o delante de eso.

Así finalizó la entrevista con TCB. La acompañé de regreso a su hotel, donde los hijos la esperaban para salir a almorzar. Intercambiamos ciertas anécdotas y emprendí el retorno a Richmond en medio del calor abrasador propio de estos meses. Manejando por la autopista me preguntaba qué hubiera hecho el viejo Miguel Angel Capriles en circunstancias como estas, después de haber batido el cobre contra la dictadura de Marcos Pérez Jiménez y de haber asumido posturas beligerantes incluso contra grandes líderes democráticos.  Ahora lo cierto es que la Cadena Capriles dejó de existir porque nunca fue  persona jurídica. Cada periódico era una empresa.

Ciertas preguntas quedaron dando vueltas en mi cabeza:  ¿Qué pasará con los restantes pocos medios impresos no chavistas? ¿Morirán sus dueños con las botas puestas?


0 comentarios:

Publicar un comentario

Haga su comentario

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hot Sonakshi Sinha, Car Price in India