VIVA VENEZUELA LIBRE!!!!!!

VIVA VENEZUELA LIBRE!!!!!!

EL FUTURO EN LA CALLE!

EL FUTURO EN LA CALLE!

En homenaje a nuestros héroes caídos y a nuestros presos políticos!!!

En homenaje a nuestros héroes caídos y a nuestros presos políticos!!!
Vuela alto hijo mío!!!...

A nuestros compatriotas en el exilio

" "VENEZUELA EXIGE LA LIBERTAD DE NUESTROS PRESOS POLITICOS!!!"....

viernes, 7 de noviembre de 2014

Las Naciones ‘Sumergidas’ de Latinoamérica

Por: Roger Noriega
Fuente: IASW
Líderes políticos y diplomáticos de América Latina y el Caribe saben más sobre Cuba y Venezuela que incluso los observadores más astutos en Washington. Por lo tanto, deberían saber lo que le conviene más a su región ¿no?

Entonces, ¿por qué el Grupo de América Latina y el Caribe en la ONU le dio su apoyo a Venezuela para ser el próximo representante de la región ante el Consejo de Seguridad? Y, ¿por qué están determinados en invitar a el déspota cubano Raúl Castro a la Cumbre de las Américas en Panamá en la primavera?; haciendo caso omiso de las objeciones por parte de sus socios comerciales más importantes, como Estados Unidos y Canadá.

Para muchas generaciones de latinoamericanos, Cuba fue el hogar de algunas de las mejores editoriales de lengua española en el mundo, cientos de periódicos y estaciones de radio de calidad, derechos laborales progresistas, altos niveles de alfabetización y nutrición, y una clase media robusta. Luego vino la revolución de Castro. Aunque algunos pudieron haber sido embrujados por la imagen ‘independiente’ y arrogante de Fidel Castro, han vivido lo suficiente para ver la ruina en que se convirtió Cuba bajo su mandato.

Generaciones de latinoamericanos conocieron a Venezuela como un país rico en petróleo, comodidades, el mejor lugar para recibir educación musical de este lado de París y una democracia a través de la cual los hombres de origen humilde alcanzaron el poder. Algunos líderes de la región acogieron con beneplácito los beneficios de la petrodiplomacia de Hugo Chávez a sabiendas de que el petróleo se acabaría y que Venezuela colapsaría.

Miles de turistas de las Américas han visitado Cuba y han presenciado la mano dura del régimen de Castro. Los medios de comunicación en México, América Central y del Sur, y el Caribe han informado sobre las elecciones, los conflictos políticos y la represión en Venezuela de manera parcial. Las mejores universidades de la región, por su parte, han visto como su alumnado ha incrementado con los miles de jóvenes venezolanos que han sido obligados a abandonar su país a causa de la delincuencia, apagones, escasez de alimentos y represión.

Los jefes de gobierno de la región deben leer los informes de sus propios servicios de policía e inteligencia sobre el trasiego de cocaína que sale de territorio venezolano y que termina en sus países. Los líderes cuyos países se encuentran asediados por el narcotráfico seguramente se quedaron asombrados cuando en Julio de este año Nicolás Maduro movió montañas para asegurar que su general y narcotraficante, Hugo Carvajal, evadiera la extradición solicitada por los Estados Unidos.

Los dictadores de Cuba y Venezuela no sólo están sembrando el caos en sus propios países, también tratan de hacerlo en otros países de la región. Un narcoestado en Venezuela representa un peligro para muchos países en el hemisferio. La debacle de Venezuela dañará a socios comerciales clave y a otros que se han vuelto dependientes de sus petrodólares.

Cada país de la región tiene una prioridad distinta. Brasil ha caído en recesión y su gente está preocupada por la calidad de vida. Perú está tratando de recuperarse y sostener el crecimiento económico. Los colombianos están preocupados por la calidad de la educación y la competitividad económica. México está tratando de reorganizar su economía y resolver el problema de inseguridad que lo aqueja. América Central está lidiando con el impacto de las pandillas y el narcotráfico en sus instituciones y personas. Los países del Caribe están preocupados por la viabilidad de sus economías y los costos de energía.

Todos estos son temas en los que el diálogo con los Estados Unidos y Canadá pueden hacer mucho bien, sobre todo cuando se habla de países con un futuro económico compartido. Sin embargo, los diplomáticos de la región han dado prioridad a los intereses de dos economías que se sumergen, arriesgando la imagen de la región en el mercado global.

El mundo no dejará de girar sobre su eje cuando Venezuela se una al Consejo de Seguridad de la ONU en enero-un asiento que Cuba ocupó de 1991 a 1994. Ahora que el gobierno de Maduro tiene un asiento en la mesa en Nueva York podría ser más difícil que pueda evadir la responsabilidad de haberse robado las elecciones y de fomentar la represión. Además, poco le importará a las 800 millones de personas que habitan la región si Cuba asiste a una cumbre regional el próximo año. De igual manera, un numero mucho menor se preocupará si el presidente Obama se niega a asistir a una reunión organizada en torno a un anciano y sus malas ideas.

Todos los presidentes de Estados Unidos en los últimos 25 años han sido criticados por no tomar enserio a América Latina y el Caribe. Dada esta deferencia inexplicable para Cuba y Venezuela, también sería justo el pedir que líderes latinoamericanos y caribeños se tomen más en serio con este tipo de decisiones.

El autor fue embajador de Estados Unidos ante la Organización de los Estados Americanos y sub secretario adjunto de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental en la administración del presidente George W. Bush de 2001 a 2005. Actualmente es un investigador visitante en el American Enterprise Institute. Su firma, Visión Américas LLC, representa a clientes estadounidenses y extranjeros.
 
 
 
 
 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Haga su comentario

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hot Sonakshi Sinha, Car Price in India