VIVA VENEZUELA LIBRE!!!!!!

VIVA VENEZUELA LIBRE!!!!!!

EL FUTURO EN LA CALLE!

EL FUTURO EN LA CALLE!

En homenaje a nuestros héroes caídos y a nuestros presos políticos!!!

En homenaje a nuestros héroes caídos y a nuestros presos políticos!!!
Vuela alto hijo mío!!!...

A nuestros compatriotas en el exilio

" "VENEZUELA EXIGE LA LIBERTAD DE NUESTROS PRESOS POLITICOS!!!"....

martes, 29 de julio de 2014

José Toro Hardy: “J’accuse”: La entrega de CITGO



El 1 de enero den 1976 la industria petrolera venezolana había amanecido nacionalizada. Se trataba de un paso audaz, pero los venezolanos estaban preparados para darlo. Los precios del petróleo habían subido notablemente después de la Guerra del Yom Kippur y el Embargo Petrolero Árabe. Teníamos los recursos para hacerlo y se logró sin traumas.
 
La nueva empresa contaba con infinidad de hombres profundamente conocedores del tema del petróleo y con un entrenamiento excepcional que habían recibido de las transnacionales para las cuales venían trabajando.

Pero PDVSA había nacido con graves obstáculos. Éramos dueños de nuestro petróleo y sus instalaciones, pero no teníamos acceso a los mercados internacionales para poder colocarlo. Teníamos que vender a precios de gallina flaca nuestros crudos de mala calidad. Además nuestras refinerías eran obsoletas.

Surgió entonces una oportunidad. A raíz de la caída del Sha de Irán se presentó una seria escasez de crudo en los mercados. Algunas refinerías en los EEUU se habían quedado sin suministro de petróleo. PDVSA pudo comprar varias de ellas a precios irrisorios, pero después tuvo que hacer grandes inversiones para dotarlas de procesos de conversión profunda (craqueo catalítico) para adecuarlas, como un traje a la medida, a las características de los crudos venezolanos de mala calidad. Hay en el mundo muy pocas instalaciones  dotadas de craqueo catalítico para poder refinar ese tipo de crudos. Simultáneamente las refinerías venezolanos estaban siendo dotadas de las mismas instalaciones.

Después de un esfuerzo increíble, habíamos logrado una situación envidiable en el mayor mercado del mundo. Teníamos nuestro propio brazo de comercialización.

Éramos capaces de obtener el crudo de nuestros propios yacimientos y entregarlos en los tanque de gasolina de los consumidores americanos, pasando todo el tiempo por instalaciones exclusivamente venezolanas. Es decir pozos, oleoductos, tanqueros, refinerías y todo tipo de instalaciones que eran propias de PDVSA o de Citgo que a su vez pertenecía 100% a PDVSA.  En los EEUU una norme red de Estaciones de Servicio Citgo (unas 14.500) en toda la costa este de EEUU despachaban nuestros productos a los  automovilistas. Éramos capaces de agregar valor en cada eslabón de aquella inmensa cadena y,  por esa vía, PDVSA llegó a transformarse en la segunda mayor empresa petrolera y una de las más eficientes del mundo, sólo superada en tamaño por Saudi Aramco. Una vez pagados los préstamos que se habían tomado para cubrir las inversiones en la adecuación de las refinerías de Citgo, ya habíamos comenzado a enviar dividendos a la casa matriz, PDVSA.

Pero en ese momento llegó la debacle bajo la forma de un nuevo gobierno que pensó que aquello iba en contra de sus creencias socialistas y empezó a destruir lo que con tanto esfuerzo se había logrado.

El propio presidente Chávez, pito en mano, provocó un paro petrolero (según él mismo lo confesó ante la Asamblea Nacional). Comparó a PDVSA con una“colina militar” a la que había que tomar. Procedió entonces a despedir entre 18.000 y 20.000 trabajadores de PDVSA (el 50% del total pero el 75% de la nómina profesional y ejecutiva donde se acumulaban los conocimientos). Unos 300.000 años de experiencia y conocimientos fueron lanzados al cesto de la basura.

Esa medida pasará a la historia como una de las más aberrantes que haya cometido mandatario alguno.

Años después, a través de la modificación de la Ley de Hidrocarburos – una decisión soberana, que resultó ser soberanamente estúpida-,  impuso modificaciones unilaterales e inconsultas a los contratos poco antes suscritos por varias transnacionales y los cuales habían sido previamente aprobados por el propio Congreso Nacional. El argumento “jurídico” que se les dio a esas empresas fue: “o aceptas los cambios o te vas del país”.  Muchas aceptaron y otras no. Las que no aceptaron demandaron sus derechos ante tribunales de arbitraje internacional.

Sólo en el caso de Conoco Phillips y Exxon Mobil  los montos demandados superan los US$ 30.000 millones  de dólares.

El gobierno y PDVSA lucen desesperados y arrinconados. Pareciera que pretenden insolventarse, porque temen ser embargados. Por eso están tratando de vender  Citgo o más bien entregarla a los chinos.

¡Qué barbaridad!  Más de 35 años perdidos. Esto llevaría nuevamente a PDVSA a la situación que tenía antes de 1980, cuando no hallaba cómo vender sus crudos pesados. Yo espero que Dios y la Patria se los reclamen.

Ahora la vorágine revolucionaria, hundida en el fango de una ideología obsoleta, una incompetencia abismal y una corrupción inenarrable, está a punto de cometer un último e insuperable acto de destrucción: la entrega de Citgo.

@josetorohardy





0 comentarios:

Publicar un comentario

Haga su comentario

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hot Sonakshi Sinha, Car Price in India