VIVA VENEZUELA LIBRE!!!!!!

VIVA VENEZUELA LIBRE!!!!!!

EL FUTURO EN LA CALLE!

EL FUTURO EN LA CALLE!

En homenaje a nuestros héroes caídos y a nuestros presos políticos!!!

En homenaje a nuestros héroes caídos y a nuestros presos políticos!!!
Vuela alto hijo mío!!!...

A nuestros compatriotas en el exilio

" "VENEZUELA EXIGE LA LIBERTAD DE NUESTROS PRESOS POLITICOS!!!"....

jueves, 17 de octubre de 2013

La lección del 48: Gobierno provisional no debe ser de partido

POR: JESÚS ANTONIO PETIT DA COSTA
Tres lecciones nos dejó la rebelión militar de 1948, que contó con apoyo civil. La principal: el gobierno provisional debe ser predominantemente militar, nunca de partido, para garantizar la instauración de una democracia plural con una FAN institucional y profesional, no política y mucho menos partidista.

El 24 de noviembre se cumplirán 65 años de la rebelión militar de 1948, que contó con apoyo político. Fue la segunda rebelión desde la creación de la FAN, que con ella corrigió el error cometido en el 45 llevando al poder a un partido político. También los políticos aprendieron la lección: en el 58 estuvieron de acuerdo en que el gobierno provisional fuese militar y que la participación civil fuese de personalidades independientes. Los partidos esperaron las elecciones.

El error cometido por la rebelión cívico-militar del 45 fue darle el poder al partido Acción Democrática, lo que tuvo consecuencias funestas para instaurar una democracia sólida y estable. Tal vez por su juventud (el líder no había cumplido los 40) y por su formación comunista (caso de Betancourt), los adecos pretendieron establecer una hegemonía, sustituyendo el continuismo andino por el continuismo adeco. Eran intolerantes en grado extremo, ofensivos en el lenguaje contra quienes no compartían sus opiniones, autoritarios en sus ejecutorias alegando el poder de las mayorías sin respeto a las minorías. Formaron brigadas de choque que saboteaban los mítines de oposición, a los cuales atacaban a piedras y palos. No atendían razones ni oían argumentos. En las asambleas, por ejemplo la Constituyente, pasaban su aplanadora de manos alzadas acompañadas de burlas. Todo en nombre del pueblo, que simbolizaban en un “juan-bimba”, del cual se consideraban dueños. Decían que ellos eran la representación genuina de los “pata-en-el-suelo”, los “alpargatúos”, los negros y los “sin-camisa”. Una vocinglería demagógica, acompañada de un populismo irresponsable: dádivas para amarrar votos y desorden social con invasiones de propiedades ajenas. En suma, los adecos sufrieron del “sarampión juvenil”, enfermedad política llamada también infantilismo de izquierda. Ya se sabe que el sarampión pone rojo al que lo padece. Es enfermedad de juventud. En la madurez tiene otro nombre: idiotez.

Los adecos del 45-48 fueron profundamente sectarios. Establecieron un gobierno mono-partidista, exclusivo de ellos. Se reservaron el monopolio del poder. Exigieron el carnet del partido para obtener y permanecer en cargos públicos o recibir beneficios del gobierno. Persiguieron a los opositores, encarcelándolos injustamente e ignominiosamente. De los recuerdos imborrables de mi infancia tengo ver a mi abuelo materno y a mi padre amarrados con sogas, llevados presos a la fuerza, embarcados en un bote de vela de mi pueblo natal hasta Coro. Su delito: ser de oposición.

Fueron tan ciegos que pretendieron convertir a los militares de socio menor en el gobierno a brazo armado del partido. Hablaban de ellos como si la FAN fuera un cuerpo adeco, sin llegar a la aberración de un saludo así: “patria adeca o muerte”, “somos antiimperialistas, adecos y betancouristas.” Y aún más, hablaban descaradamente de formar milicias obreras y campesinas que aseguraran la perpetuidad del régimen. Presumían de controlar los sindicatos de trabajadores, las ligas campesinas y los gremios de profesionales. Proclamaban que “esta revolución durará cien años”, “esta revolución llegó para quedarse”. Porque su toma del poder la llamaron “revolución de octubre”, exactamente igual a la soviética de 1.917.

Todo se les vino abajo a los adecos el 24-11-48, con una rebelión militar que es modelo de planificación y ejecución, propia de jefes militares con formación profesional sólida. No hubo un muerto, ni siquiera un herido. Fue un acto quirúrgico, de asepsia completa, sin una gota de sangre. La rebelión militar tuvo apoyo civil, pero no de calle. La oposición prestó sus cuadros para los cargos públicos, pero no como participación de partidos sino como individualidades que colaboran con los militares.

Tres lecciones nos dejó el 48. La primera, el gobierno provisional debe ser predominantemente militar. Así se hizo exitosamente diez años más tarde. La segunda, la FAN no puede ni debe ser politizada, convirtiéndola en brazo armado de un partido. Hay que cortar en seco esta desviación; de lo contrario, podría degenerar hasta servir a una potencia extranjera con el pretexto del internacionalismo proletario. Y, por último, el populismo es un tigre de papel al cual no hay que tenerle miedo con el cuento de milicias y colectivos armados.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Haga su comentario

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hot Sonakshi Sinha, Car Price in India